Seguir

lunes, 11 de abril de 2016

El último siempre pierde (Fran J. Marber)


El último siempre pierde
Fran J. Marber
ECU Narrativa (2016)
Novela Negra


Conocí personalmente a Fran el día de la presentación en Murcia de esta novela. Ya tenía muchas referencias de su trabajo por las distintas obra que iban cayendo en mi poder:
Expediente
Fruta Amarga 
El Juego de la Oca 
El Llamador de Ángeles
La Página 64 
El Tercer Clavo 
Gusanos de Seda

El ÚLTIMO SIEMPRE PIERDE es una novela negra al más puro estilo de los clásicos, donde Fran ha bebido con seguridad, Raymond Chandler, Stieg Larsson y alguno más por lo que denota el alto nivel de complicidad en su narrativa.
Intriga incesante desde la primera página. Misterio de unos misteriosos suicidios y unas desapariciones marcados por un detalle curiosos una pluma blanca. No voy a desvelar ni una coma más de la novela, hay que leerla.
Hay un exhaustivo trabajo e documentación, la novela se desarrolla en Nueva York, pero no solo es una documentación que te mete de lleno en sus calles, es, también, un estudio psicológico de personajes extremos. Fran ha conseguido meterse en la piel de médicos, forenses, siquiatras, psicólogos y asesinos. Y así nos adentra, con una magistral prosa en los más retorcidos misterios.
Nos va dejando pistas subliminales, casi imperceptibles, que nos dejan un poso de misterios que sabemos de sobra que el autor resolverá con maestría al final. Pero que nos ayudan a mantener la atención comple4ta en su lectura, con una inigualable calidad literaria.
Veremos, y sí digo veremos, porque la novela es un película en nuestra cabeza, la habilidad que tienes en crear las atmosferas de cada una de las tramas. Puro cine en letras.
Hay reflexión, profundidad, misterios, tensión, la famosa pareja de policía el joven con ganas y el viejo que lo sabe todo.
Fran es un mago de los estudios psicológicos de sus personajes, no deja un pelo sin mirar, no deja un gesto por estudiar. Es un perfeccionista de sus personajes, un maestro de la dirección de sus actores.
Nos moraliza, nos da esperanza.
Hay que leerla.